Pido la paz y la palabra. Blas de Otero

presentacion

La Guerra Civil supuso una fractura en todos los ámbitos de la vida, el desolado clima de los primeros años de posguerra, que se caracterizaba por la censura y una sociedad en miseria, contrasta con el rico ambiente cultural de la República. La publicación de Hijos de la ira de Dámaso Alonso e Historia del Corazón  de Vicente Aleixandre forman parte de la poesía desarraigada o existencial que evoluciona hacia la poesía social, se pasa de expresar la angustia individual a manifestar la solidaridad con los demás y pretende llegar a la inmensa mayoría. La nueva poesía estará marcada por la publicación de Pido la paz y la palabra de Blas de Otero y Cantos íberos de Gabriel Celaya. La poesía social pretendía denunciar el clima de represión e injusticia que dominó la España franquista y pretende promover el cambio de la sociedad  por medio de la llamada “lucha política”.

Blas de Otero nació en el año 1916 en Bilbao, en el seno de una familia burguesa y murió en Madrid en 1979, tuvo una infancia dura tras la quiebra económica y la muerte de su hermano y su padre, llegó la introversión, el pesimismo y la obsesión por la muerte. Educado con los jesuitas, estudio Derecho en Valladolid y Filosofía y Letras en Madrid, a raíz de un viaje a París, ingresó en el Partido Comunista y fue cofundador de varios grupos poéticos, entre los que destaca “Nuestralia”. Su poesía pasó por tres etapas: su primera obra Cántico Espiritual, de gran religiosidad, recibe las influencias de los poetas San Juan de la Cruz y Fray Luis de León; la etapa existencial, en el que predomina el conflicto metafísico, con exasperados diálogos con Dios en los que se alternan la súplica dolorida y un sombrío nihilismo, destacan obras como Ángel fieramente humano y Ancia, y la etapa social, en la que se aprecia la fe en la solidaridad humana, destaca Pido la paz y la palabra.

En Pido la paz y la palabra predomina el verso libre de metro muy corto o con estructura de pie quebrado, el ritmo se apoya principalmente en la repetición tanto fónica (aliteraciones) como de pensamiento (paralelismos, anáforas, enumeraciones). Se tratan temas como la injusticia social, el anhelo de libertad y de un mundo mejor; estos temas explican el estilo utilizado: el poeta se dirige a la mayoría y expresa su voluntad de llegar al pueblo, lo que conduce al empleo de un lenguaje claro, intencionadamente prosaico y de tono coloquial, con un carácter dramático, también es patente de él una cierta violencia expresiva, ya que usa frecuentemente encabalgamientos abruptos. Los recursos literarios más utilizados por Blas de Otero  son: hipérbole, metáfora, antítesis, hipérbaton, paralelismo, aliteración y encabalgamientos tanto suave como abrupto.

Las influencias de Blas de Otero oscilaban entre los místicos Juan Ramón Jiménez y la Generación del 27, en el que se encuentran poetas como Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Gerardo Diego y Federico García Lorca, pasando por otros poetas como Miguel Hernández y Cesar Vallejo. Personalmente, admiro su voluntad de comunicarnos el momento en el que se encontraba y me ha impresionado su gran capacidad de conmover al lector al haber vivido en una época tan difícil. Sus dos poemas En la inmensa mayoría y Fidelidad me han sorprendido, debido a que en ellas se representa perfectamente el periodo en el que se encuentran y su sentir respecto a ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s